los orishas la voz del alma

Un día tres niños, Orisanku, hijo de Ogun, Oritemene, hijo de Ija y Afuwape, hijo de Orunmila, decidieron venir al mundo.

Antes de nacer quisieron elegirse su propio destino, pero ninguno de ellos sabía qué podría hacer en la vida.

por eso Orunmila, el padre de Afuwape, acudió a consultar al oráculo.

Después de oír sus respuestas, el sacerdote dijo: “Tu hijo tendrá mucho éxito en la vida, pero recuerda que antes que salga del paraíso, tú tienes que ofrecer por él un  sacrificio.

También tendrás que entregarle mil cauríes conchas usadas como monedas que deberá gastar en la casa de Alajamo el anciano que,según el mito, modela a los niños.

A cambio de esto, él podrá elegir su destino”. Orunmila siguió estas instrucciones dando a su hijo las monedas como le aconsejó el sumo sacerdote Babalowo.

Mientras tanto, Orisanku y Oritemere, que habían esperado mucho tiempo a Afuwape para ir con él a casa de Alajamo, al ver que no llegaba, decidieron marcharse sin su amigo.

Al llegar no vieron al anciano, pero sí muchos “destinos” entre los cuales podían escoger. Orisanku dijo: “Yo escojo éste que me permitirá pasar una vida holgada y llena de riquezas”.

Oritemere dirigiéndose a su amigo le dijo: “Yo no deseo ser tan rico, sino que prefiero una vida cómoda, con honores y que me permita viajar mucho”.

Después de escoger cada uno la vida que prefería, salieron del paraíso para ir a la tierra.

Mientras tanto, Afuwape estaba de camino.

Y, antes de llegar a la casa de Alajamo, en un rincón de la  calle  vio  sentada  a  una  señora  anciana  que  parecía  algo  inquieta.

Afuwape  le  preguntó amablemente: “¿Qué le ha pasado? ¿Necesita ayuda?” La mujer le contestó: “Hace tiempo que vino Alajamo para comprar cerveza y todavía no me la ha pagado”.

Al oír esta respuesta, Afuwape le preguntó cuánto le debía el anciano y ella contestó: “Me debe mil cauríes”.

Afuwape, sin pensarlo dos veces, cogió los mil cauríes que le había dado su padre y se los puso en las manos.

Entonces la anciana le preguntó a qué había ido allí.

Afuwape respondió: “Voy a casa de Alajamo para elegir un destino antes de nacer”.

La mujer le dijo que otros dos niños habían estado allí antes que él.

Luego se marchó dándole las gracias por su generosidad.

Afuwape reanudó su camino hacia la casa de Alajamo.

Estaba preocupado por no tener ya el dinero para escoger su destino.

Cuando estaba ya cerca de la casa, vio que el anciano le salía al encuentro.

“Te doy las gracias por todo lo que has hecho”, le dijo el hombre sonriendo.

Has saldado mi deuda.

Has comprendido que es un buen destino.

Sin  saberlo, has escogido ya el tuyo”. Afuwape se asombró al oír estas palabras porque no comprendía su  significado. Siguió a Alajamo al jardín donde muy poco antes sus amigos Orisanku y Oritemere había elegido sus destinos.

Sus ideas se aclararon cuando oyó las explicaciones del anciano: “Muchos hombres que han querido escoger el modo  de  vida más brillante no han tenido gran éxito.

Otros,  precisamente por tener grandes riquezas, ha vivido una vida difícil y con muchos enemigos”.

Después de haberle recomendado no escoger nunca los destinos más “brillantes”, el anciano le indicó cuál era la elección que debía hacer y le dijo: “Los hombres se crean problemas y desgracias.

No saben lo que es un buen destino.

No saben que pueden influir en él y cambiarlo como has hecho tú dando los mil cauríes”. Dicho esto, rezó por Afuwape y bendiciéndolo lo envió al mundo.

El niño salió del paraíso y tuvo mucho éxito durante su vida.

Orisanku y Orietemere se quedaron atónitos.

No fueron tan afortunados en su vida como Afuware, a pesar de haber escogido un buen destino.

De esta experiencia suya nació una canción que todavía hoy cantan los niños yoruba:

  • No sé dónde estaba mi amigo para escoger su propio destino.
  • Si lo supiera, iría a escoger el mío ahora.
  • Era el mismo lugar en que escogimos el nuestro.
  • Pero el destino es diferente.
  • Si yo supiera dónde escogió el suyo Afuwape, iría a escoger el mío otra vez.

 

los orishas la voz del alma

A la Tierra le quitan el habla

HISTORIA   Eran tres personajes que debían entregarle lo primero que cazaran a OLOFIN. Después de cazar, les entró el egoismo y trataron de vender los animales en el Ilé Loyá.   Para poder entrar a la ciudad sin ser vistos, acordaron lo...

los orishas la voz del alma

los orishas la voz del alma Un día tres niños, Orisanku, hijo de Ogun, Oritemene, hijo de Ija y Afuwape, hijo de Orunmila, decidieron venir al mundo. Antes de nacer quisieron elegirse su propio destino, pero ninguno de ellos sabía qué podría...

LA ESPIRITUALIDAD DE ORUNMILA

ÈLÀ: LA ESPIRITUALIDAD DE ORUNMILA Existe algo tentadoramente elusivo acerca del “personaje” llamado Èlà. Las tradiciones yorùbá dan la sensación que es una “cercana-encarnación” de un principio espiritual que estaba luchando por expresión pero...

oddun ifa irete meyi

IRETE MELLI Las mujeres hacen más por orula que los mismos hombres por eso el awó no las maltrata. Marca lágrimas, caída, resbalón, con fractura de manos o piernas. Signo de buenos augurios para viajar. Hay amarre. La mujer demanda cariño. Es...

ODDUN DE IFA OSA MEYI

BABA OSA MEYI : Todos los seres humanos son iguales.Odu femenino. Hay que saber nadar y guardar la ropa.Todo esta en el aire.Lo tiene todo y lo pierde todo.Lo pierde todo por sobervio.Se creen que todo lo saben.Sufre de delirio de grandeza.En este odu nace...

Pin It on Pinterest

Share This