hechizos santeria

Los esclavos africanos que llegaron a América con la colonización tenían muy arraigadas sus tradiciones y creencias; sin embargo, las practicaban a escondidas.

Poco a poco poblaron islas y otros territorios como Puerto Rico, Haití, Cuba y Brasil.

Conforme fue ganando adeptos, la práctica de santeria se hizo más grande y mientras el tiempo pasaba, se normalizaron los rituales, convirtiéndose en una religión.

A través de rezos, ofrendas y sacrificios, los santeros (como cualquier creyente de otra religión) le rinden culto a sus figuras sacras, las cuales tienen su origen en un sólo Dios, de nombre Oloddumare.

Él es la fuente del ashe, es decir, de la energía espiritual de la que se compone el Universo.

Olorun se pone en contacto con el mundo a través de algunos enviados especiales, estos son llamados orishas: seis santos que rigen y cuidan a los humanos.

En gran parte del territorio del continente americano, durante el proceso de evangelización, los practicantes de santeria notaron que el catolicismo y la religión yoruba eran muy parecidas e incluso, tenían muchas más coincidencias de las que se creía.

Así que para que no les prohibieran practicarla, hallaron a los santos que más se acercaban a sus orishas en cuanto a objetivos y los disfrazaron como los santos y vírgenes católicos.

Así, los dueños de los esclavos pensaban que le tenían devoción a Santa Barbara Bendita o al Santo Niño de Atocha, quienes en realidad eran Changó y Eleguá.

Es por ello que se le denominó Santería.

Pin It on Pinterest

Share This