Elegguá

Abre y cierra los caminos; ocupa un lugar de consideración en el ritual Osha (santero), por cuanto como señor del destino de todos los hombres, él da inicio y fin a todas las ceremonias debe ser ritualmente propiciado para que favorezca la vida de cada creyente.

Avatares

Generalmente se dice que Elegguá tiene 21 caminos, aunque en la realidad se conocen muchos más; babalochas y babalaos plantean la relación existente entre Elegguá y Echu, es la relación mítica entre lo positivo y lo negativo, la vida y la muerte, el bien y el mal, el inicio y el fin, la felicidad y la desgracia; formando así una unidad inseparable vinculada a todos los problemas y situaciones del hombre en su vida.

Entre los diferentes caminos se destacan:

Elegguá Abaile: es mensajero e intermediario, realiza y traslada los ebó a su destino, es una ayuda en los ilé ocha.
l Echu Abalonke: es adulto y fuerte guía de las almas de los difuntos.
l Echu Afrá: es el Elegguá de Babalú Ayé, es de tierra arará, no le gusta el aguardiente y el vino de palma, su collar alterna con cuentas negras y blancas, se le ve silbando por las esquinas y calles solitarias.
Echu Aguere: vive en las montañas y está consagrado a Obatalá.
l Echu Alaguana: está en todas partes, es el jefe de los eggun, habita en la soledad de los parajes oscuros e inhóspitos del bosque, representa el infortunio y la desesperanza.
l Echu Añaqui: es la madre de todos los Elegguá, es aguerrida y cuando se enoja es tan violenta como la tempestad, cura con las egue, lo conoce todo y se traslada en un remolino. Vive en el bosque, es símbolo de victoria y firmeza.
l Echu Aroni: es curandero, mago y muy violento; vive en los bosques y conoce todos los secretos de Osain.
l Echu Beleke: es un niño travieso, muy habilidoso y excelente guardián. Gran conocedor de los secretos de las hierbas y remedios para curar, es embustero y se mete en todo.
l Echu Barakinkeño: es Elegguá niño, pero maldito y dañino.
l Echu Batiye: no cree en obstáculos, los vence y acaba con todo tipo de daño.
Echu Bi: es pendenciero y malvado. le gustan las maldades y provoca todo tipo de accidentes, esamigo de los Ibeyis.
Echu Chiguide: es vengativo y celoso.
Echu Echeniké: es amigo de Osain, fuma en cachimba rellena con egue aromáticas.
Echu Ekileyo: es sabio, adivino y protector de las personas que buscan conocimientos; procede del reino de Oyó.
Echu Guiriyelú: es guía de Olofi, come palomas, lleva güiro y palo de aroma.
Echu Ekuboro: es vida y muerte.
Echu Laboni: es mensajero de Ochún, está siempre atento, escuchándolo todo y es muy hablador.
Echu Laroye: es amante del baile y el dinero; es burlón, malicioso y malcriado; le gustan los dulces y los caramelos. Vive en la puerta a la entrada de las casas, todo lo sabe y advierte del peligro y las enfermedades.
Echu Layé: se representa por un caracol de mar, es justiciero, poco hablador y piensa muy bien todo lo que hace.
Echu Okaddá: vive en los basureros, lugar dónde son llevados muchos ebbó; éste se alimenta de las sobras.
Echu Sokere: es el que habla sobre la estera.
Es muy importante determinar el camino del Elegguá a toda persona que lo vaya a recibir o hacer. Después se procede a fabricar el makuto (secreto). Cuando el Elegguá es de piedra de arrecife se le llama añike y no lleva carga, si es de caracol se nombra barakinkeño y manzaquillo cuando es una masa de cemento.

Pin It on Pinterest

Share This