LA MUERTE COMO ENTIDAD ESPIRITUAL

EL VERDADERO TRABAJO DE LA MUERTE COMO ENTIDAD ESPIRITUAL

Es urgente que la humanidad comprenda realmente qué es la muerte.
El ser humano en general, le tiene temor a la muerte y esto se debe a la ignorancia. Uno siempre teme a lo que desconoce.

Cuando la conciencia despierta, la ignorancia desaparece y deja de existir el temor a la muerte. Nadie muere en la víspera. El ser humano muere el día y a la hora que señala la Ley del Destino.

Desafortunadamente la humanidad desconoce esta ley.

“La causa de la muerte es el pecado”, dicen las Sagradas Escrituras; realmente el ser humano al cometer el pecado original en aquel Paraíso Terrenal, quedó sometido a una cadena de muertes y nacimientos, de las cuales solo podrá liberarse cuando nazca por segunda vez del agua y del fuego, cuando sea bautizado por el Espíritu.

El rayo de la muerte, es el único rayo que el ser humano no puede resistir.

Su energía es tan fuerte que destruye totalmente el organismo humano.

Es una energía de tan altísima corriente, que inevitablemente destruye el organismo, al circular por éste. San Pablo nos dice en la Biblia que el ser humano posee un cuerpo carnal y un cuerpo espiritual.

A este cuerpo carnal se le llama “cuerpo físico” y al cuerpo espiritual le llamamos “alma o cuerpo astral”.

Estos cuerpos están unidos por un cordón fluídico o energético, que en esoterismo se denomina “Cordón de plata”.

Primer Juicio.

Al morir, el desencarnado es sometido a un primer juicio.

El desencarnado cae en un desmayo de tres días y la vida que acaba de pasar comienza a verla como una película, en forma retrospectiva, desde la muerte hasta el nacimiento.

Al ver los malos actos cometidos siente vergüenza y se alegra al contemplar las buenas acciones.

Se dice que el desencarnado ésta recogiendo sus pasos.

Este juicio es realizado por la Ley Divina para que el desencarnado haga conciencia de las buenas y malas obras que realizó en la vida.

Después de realizado el primer juicio, un Ángel de la Muerte, que trabaja bajo la dirección del Maestro ORIFIEL de Saturno, corta el cordón de plata que une al cuerpo físico con el cuerpo astral o alma.

El cordón es cortado con una güadaña. Este cordón o hilo maravilloso, pertenece a las dimensiones superiores del espacio, solo puede ser
visto con el sentido espacial o clarividencia.
Los moribundos suelen ver el Ángel de la Muerte como una figura esquelética, espectral, bastante horrible.
Realmente lo que sucede, es que este ángel se reviste con el traje que corresponde a su oficio; así como en su práctica el policía viste con su uniforme; el médico, con su bata blanca; el juez, usa su toga; el sacerdote, su hábito religioso, etc.

Las vestiduras funerales y las esqueléticas figuras de los Ángeles de la Muerte, horrorizan a aquellos que todavía no han despertado la conciencia.

Ha ocurrido muchas veces, que a personas a las que se les está realizando el primer juicio, revisando la película de su vida, han regresado nuevamente a la vida.

De ellos hay muchos testimonios, se han escritos libros y realizado películas.

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario