Ìrosùn Ògúndá

Ifá le desea la fortuna de esposas.

No deberá divorciarse de la esposa que su Orí escoja, ya que ella será quien le parirá sus hijos.

Una vez que comience a tener hijos, el aura de ella y la de los niños le traerá la riqueza y la prosperidad.

También se sacrificará a sus creadores para que no le dejen

pasar por malos momentos en la vida.

Hay dos personas que deberán ofrendar para que no verse envueltos en una calamidad entre ellos o una disputa ilógica.

Kóóko wééwèèwéé lawo ẹbá ònà
A dífá fún Òrúnmìlà
Níjó ti bàbá ń lợ rèé gbé Olósùn níyàwó Ệbợ ợmợ n wón ní ó şe Òrúnmìlà bá rúbợ
Ó si fé Olósùn
Olósùn bá bèrè síí bímợ
Ní ń kún àwợn ợmợ è lósùn
Ệ è rí bí ợmợ Olósùn ti pò tó? Taa ló tún le bímợ tó Olósùn mó? Àfi aládi ti ń bẹ lóko
Àfi èèrùn igàrè Àfi pàňtí igbó Ợmợ Olósùn pò Ni ń jó ni ń yò
Ní ń yin àwợn Babaláwo
Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí Kóóko wééwèèwéé lawo ẹbá ònà A dífá fún Òrúnmìlà
Níjó ti bàbá ń lợ rèé gbé Olósùn níyàwó
Ệbợ ợmợ n wón ní ó şe
Ó gbébợ ńbè
Ó rúbợ
Kò mòmò séni ó bímợ tó Olósùn mó o
Àfi aládi oko
Àfi èèrùn igàrè
Àfi pàňtí ti ń bẹ nigbo yìí ò

Abợmợ jingbinni.

Los sacerdotes del borde del camino, los céspedes tiernos.

Lanzaron Ifá para Òrúnmìlà, cuando venía a tomar a Olósùn como esposa.

Se le pidió ofrendar para tener hijos.

Él ofrendó y luego se casó.

Poco después, ella comenzó a tener incontables hijos a los que frotaba su cuerpo con osùn.

¿Podemos ver a todos los incontables hijos que ha tenido Olósùn?
¿Quién en la tierra puede tener tantos hijos como ella?

Salvo los monos en lo extenso del bosque.

Las hormigas soldados y todo el desecho del bosque.

Los hijos de Olósùn existen en mayor cantidad.

Él bailó y alabó a sus babaláwos. Ellos alabaron a Ifá.

Los sacerdotes del borde del camino, los céspedes tiernos.

Lanzaron Ifá para Òrúnmìlà, cuando venía a tomar a Olósùn como esposa.

Se le pidió ofrendar para tener hijos.

Él sacrificó con fe firme.

Salvo los monos en lo extenso del bosque.

Las hormigas soldados y todo el desecho de hojas caídas del bosque.

Los hijos de Olósùn existen en mayor cantidad.

Nadie es tan numeroso como los hijos de Olósùn y Òrúnmìlà.

Wááwá ợdẹ ilé ayé
Gbúèdè ợdẹ òde òrun

Àwợn méjèèjì ni wón pàdé ni pèrèpèrè odò ìjámò
Nígbàa wón dé odò ìjámò Wón bá ri i ti ẹja ń sợ lótùún lósi Ợdẹ kán si dúró lókè òhùún Èèkejì dúó lókè ìhín
Àwợn méjèèjì ní hàáà Ệja ló pò tó báyìí? Àwợn méjèèjì ló dáa Bó ba dijó márùún òní
Àwợn ó wàá gbóndò yìí Àwợn méjèèjì bá ònàa wợn lợ Wón lợ tán
Olúwẹri bá sùn
Oorun rè ò já geere Àtàpásùú Babaláwo Olúwẹri Òun ló dífá fún Olúwẹri
Olúwẹri bá ráńşe sí àwợn babaláwo è
Oorun tóun sùn lónìí ò dáa Àtàpásùú níwợ Olúwẹri rúbợ Kóo rúbợ fún àwợn ợmợò rẹ
Kí ogún ó mó kòó wợn lótùúnla
Kín wá ni nňkan ẹbợ? Wón ní kó rú ewúré méta
Kí wón ó si hó awợ àwợn ewúré méta òhún
Wón ní kó rú ògèdè ợpợlợpợ
Òòrí náà béè
Kó şe atàn si ègbé omi
Kó dáná si abé ògèdè
Kó wáá kó òòrí ti ón fi şe Ifá fún un lé e
Kó kó gbogbo è lé orí iná

Gbogbo è si gbợdò dé etí odò kí òsán ó tóó pón
Ńgbà ó di gégé iròlé
Gbúèdè ợdẹ òde òrun ló kókó dé eti odò Ó bá rí iti ògèdè àti èèpo è ti ón kó jù sínú iná
Ó ní hàáà
Wááwá ợdẹ ilé ayé ti wá gbóndò yìí Tó si jé pé àwợn jợ fi àdéhùn si òní Gbúèdè ợdẹ òde òrun bá ònà tiè lợ Kò pé léyìn náà
Wááwá ợdẹ ilé ayé dé
Òun náà ri iná lábé iti ògèdè
Òun náà ni hàáà
Gbúèdè ợdẹ òde òrun ti kó gbogbo ẹja ti ń bẹ ńnú odò lợ
Òun náà bá tiè lợ
Ó kợrí sílé è
Ní ón bá ń ránşé ijà siraa wợn Ní ón ń kan araa wợn lábùkù Olúwẹri bá mú awợ ẹran métèèta Ló bá e kànlù
Wón kan iyáàlù Wón kan ilù àşợmợgbè Wón si kan ợmợle kékeré Olúwẹri bá ń jó ni ń yò
Ní ń yin àwợn Babaláwo
Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Wááwá ợdẹ ilé ayé
Gbúèdè ợdẹ òde òrun
Àwợn méjèèjì ni wón pàdé ni pèrèpèrè odò ìjámò

Àtàpásùú Babaláwo Olúwẹri ló dífá fún
Olúwẹri ní kùtùkùtù òwúrò
Wón ní kó rúbợ kogún ó mó baà mú Olúwẹri gbébợ ńbè ó rúbợ Àtàpásùú mòmò dé ò
Awo Olúwẹri
Òun ló mòmò kó Olúwẹri là lódò.

Wááwá el cazador en la Tierra. Gbúèdè el cazador en el Cielo.

Ellos se encontraron en las riberas del río ijámò y miraban como los peces iban de un lado a otro del río.

Cada uno de ellos ocupaba una ribera del río (opuestas).

Ellos observaban cuan dadivosos se mostraban los peces en el río.

Y acordaron que dentro de cinco días regresarían para pescar en el río.

Ese mismo día, Àtàpásùú el Babaláwo de Olúwẹri, lanzó Ifá para Olúwẹri, que había tenido un sueño plagado de pesadillas.

Y le dijo que sacrificase para que sus hijos no fueran llevados por una intempestiva guerra que se avecinaba.

Olúwẹri preguntó: ¿Cuáles son los ingredientes de la ofrenda?

Ellos dijeron que 3 machos cabríos a los que se les debía quitar la piel, después de sacrificados.

También se debían ofrecer muchos manojos o manos de plátanos (bananas) y manteca de Cacao.

Debería preparar un pequeño campo al lado del río y poner debajo de los manojos de plátanos un pequeño fuego y sobre todo verter la manteca de cacao usada en preparar la porción de Ifá.

Todo esto debía estar en la ribera del río antes de que saliese el Sol.

En la mañana de ese mismo día, Gbúèdè el cazador en el Cielo, vino muy temprano a inspeccionar la ribera del río y vio la fogata del pequeño campamento y exclamó: ¡Hà!, Wááwá el cazador en la Tierra ha estado aquí tratando de capturar todos los peces del río.

Y se marchó desilusionado a su morada.

Wááwá el cazador en la Tierra, también llegó temprano y al ver la fogata, pensó que Gbúèdè el cazador en el Cielo, había estado allí antes para capturar todos los peces del río antes que él.

Y se marchó desalentado a su hogar.

Ellos comenzaron a enviarse mensajes de guerra desde sus hogares y llamándose con otros nombres y apelativos.

Olúwẹri, tomó la piel de los chivos y armó tres tambores.

El mayor, el tambor madre, el de medio y el más pequeño.

Olúwẹri, comenzó a bailar y a alabar a sus babaláwos.

Ellos alabaron a Ifá.

Wááwá el cazador en la Tierra.

Gbúèdè el cazador en el Cielo.

Ellos se encontraron en las riberas del río ijámò.

Àtàpásùú el Babaláwo de Olúwẹri, lanzó Ifá para Olúwẹri.

Y le dijo que sacrificase para que sus hijos no fueran llevados por una intempestiva guerra que se avecinaba.

Y él sacrificó.

Àtàpásùú está aquí, el Babaláwo de Olúwẹri.

Él salvó a Olúwẹri de verse envuelto en una calamidad en el río.

 

Ìrosùn Ògúndá

Ìrosùn Ògúndá africano
Califica esta publicación