Ìrosùn Òfún

Ifá dice que todas las buenas cosas de la vida llegarán a las manos de esta persona.

Deberá sacrificarle a Òòşà funfun.

Y deberá preparar alimentos y bebidas y llamar a un sinnúmero de personas allegados o no para realizar un festín.

Ayé; Ayè
Awo ilé Òrúnmìlà
Ló dífá fún Òrúnmìlà
Níjó ti Bàbá ń sawoó ròde Òňjó
Ni wa ń bèèrè lówó Ifá Òde Òňjó tóun ń lợ yìí Ó dáa fún òun?
Wón ní Òrúnmìlà wón ń sợ ợ
Wón ni şùgbón bí ón ti wulè kí wón ó só ợ tó
Ó ó şẹgun gbogboo wợn
Wón ò ní dá ợ lónà
Wón ní bó bá si dé òde Òňjó
Ire gbogbo ní ó bá bó
Àwợn ayé ń pé àwợn ò níí jé ó lợ Àwợn Babaláwo Òrúnmìlà niró ni Wón ní kí Bàbá ó dẹbợ sílè
Wón ní Ifá làwón ó şe fún Bàbá
Òrúnmìlà bá dẹbợólè
Ó rúbợ
Wón bá fi pòpò şe Ifá fún un Wón ní bí bá ń bó látòde Òňjó Pòpò ti ón fi şe Ifá fún un
Ní kó bò fi ẹsè
Òrúnmìlà şe béè Àwợn Elénìní wá ń pé Nígbà ti Bàbá yìí ń lợ A rí ẹsèẹ rẹ
Şùgbón bí ti ń bò yìí
A à rí ipa ẹsèẹ rè mó

Gbogbo ipasè tí àwợn ń rí yìí
Gbogbo è o jợ ti Bàbá yìí
Ká si mó lòó bu ẹsẹ ti è é şe tié
Wón ó bá rí nňkankan şe fún Òrúnmìlà mó
N ní wá ń jó ní wá ń yò Ní ń yin àwợn Babaláwo Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Ayé; Ayè
Awo ilé Òrúnmìlà
Ló dífá fún Òrúnmìlà
Níjó ti Bàbá ń sawoó ròde Òňjó
Ệbợ ní wón ní Bàbá ó şe kó tóó móợ lợ
Òrúnmìlà gbébợ ńbè
Ifá wáá rúbợ
Ifá dé òde Òňjó tán Ifá ń padàá bò wálé Ní bá ń dárin
Pòpò pa á fún mi ò
Ibi ti ń bẹ lónà ò Pòpò pa á fún mi Òrúnmìlà rÒňjó Ifá ń bò
Pòpò pa á fún mi Ibi ti ń bẹ lónà ò Pòpò pa á fún mi.

Ayé; Ayè

El sacerdote de la casa de Òrúnmìlà.

Lanzó adivinación para Òrúnmìlà, cuando iba a ejercer el sacerdocio en la ciudad de Òňjó.

Y le preguntaba a Ifá si le sería bueno en esa ciudad a donde se dirigía.

Serás vigilado, pero de cualquier manera podrás vencerlos – ellos le dijeron.

Ellos no podrán acecharte en el camino, y regresarás a casa con muy buenas bendiciones y fortunas – continuaron diciéndole.

Mientras tanto sus enemigos conspiraban para detenerle, pero los babaláwos le aseguraron que eso no sería posible, pero que debía sacrificar de manera fuerte y completa.

Òrúnmìlà brindó todos los ingredientes y sacrificó. Ellos usaron la vaina (cáscara) del plátano para preparar una porción de Ifá para él y le dijeron:
Cuando vengas de regreso de la ciudad de Òňjó, usa esta cáscara de plátano como sandalia – Òrúnmìlà siguió el consejo y así lo hizo.

Sus detractores se quedaron estupefactos y dijeron: Cuando este hombre vino a la ciudad, seguimos y vimos sus huellas, pero ahora es imposible verlas
Todas las huellas que podemos ver, ninguna se parecen a las de él, y nosotros somos muy cuidadosos de levantar la tierra, de las huellas de otro hombre
Y así fue como no le pudieron hacer daño a Òrúnmìlà.

Él se alegró y alabó a sus babaláwos. Ellos alabaron a Ifá.

Ayé; Ayè

El sacerdote de la casa de Òrúnmìlà.

Lanzó adivinación para Òrúnmìlà, cuando iba a ejercer el sacerdocio en la ciudad de Òňjó.

Ellos le dijeron que sacrificara antes de su salida de la ciudad. Él escuchó y sacrificó.

Cuando partió de regreso, él cantaba:

  • ¡Cáscara de plátano, borra todo daño de mi camino!
  • ¡Cáscara de plátano, mátalos a todos por mí!
  • Òrúnmìlà vino a la ciudad de Òňjó y ahora regresa a casa
  • ¡Cáscara de plátano,borra todo daño de mi camino!
  • ¡Cáscara de plátano, mátalos a todos por mí!

Igi ńlá ló yatè nínú-igbó
N ló nasè té e dínà
A dífá fún Òpè Òpè tíí sẹrú Òrìşà Wón ní ó rúbợ
Wón ní kí Òpè ó móợ ké pé Ifá
Wón si móợ bợ Òkè ìpòrí è
Kín wáá lẹbợ? Wón ni ẹran erin
Kó si tún tójú ìgbín
Kó wáá din méjèèjè pò
Kó wá şe ijẹ şèmu
Kí wón ó lè kó ire gbogbo lé e lówó
Ó şe e
N ní wá ń jó ní wá ń yò Ní ń yin àwợn Babaláwo Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Igi ńlá ló yatè nínú-igbó
N ló nasè té e dínà
A dífá fún Òpè
Òpè tíí sẹrú Òrìşà
Wón ni ó sá káalè ẹbợ ní ó şe Òpè dinran erin mó ìgbín o Òòşà si fire gbogbo jin Òpè.

Es el árbol en el bosque que se ha convertido en algo enorme y produce raíces que bloquean el camino.

Lanzó adivinación para Òpè, el esclavo del Òrìşà, a quien le dijeron que sacrificase y le llorara a Ifá, ofreciéndole un cuantioso sacrificio.

¿Qué se necesita para el sacrificio? Él preguntó.

Ellos le dijeron que obtuviese la carne del Elefante y la del Caracol (Babosa), y freírlas juntas, además de conseguir alimentos y bebidas y realizar un festín con allegados y familiares, para así poder recibir las bendiciones que le estaban destinadas.

Él sacrificó y llegó todo como estaba predicho.

Él se regocijó y alabó a sus babaláwos y ellos alabaron a Ifá.

Es el árbol en el bosque que se ha convertido en algo enorme y produce raíces que bloquean el camino.

Lanzó adivinación para Òpè, el esclavo del Òrìşà, a quien le dijeron que sacrificase y le llorara a Ifá, ofreciéndole un cuantioso sacrificio.

Òpè frió y cocinó las carnes del Elefante y la del Caracol.

Òrìşà lo perdonó con todas las buenas fortunas.