Como hacer desaparecer los problemas

Como hacer desaparecer los problemas

Bueno, como primero necesitas

  • 2 hojas de menta
  • 3 troncos de canela
  • un mortero
  • un trozo de carbón
  • un poco de colonia que usamos
  • inciensos de LIMON (importante tiene que ser de limón o en caso extremo de naranja)

Tenemos que moler el incienso de limón en el mortero, luego molemos el carbón y un tronco de canela (hasta que todo quede hecho polvo). Con los polvos que hicimos los mezclamos con nuestra colonia usuaria, y nos queda una pasta, tomamos esta pasta y hacemos un triangulito, cubrimos ese triangulito con las dos hojas de menta, luego cubrimos las hojas de menta con un poco más de la pasta de canela.

Tenemos la pequeña pirámide de incienso de limón y canela, un día de luna nueva, cuando este el cielo despejado, prendemos el incienso de limón y canela que tiene las hojas de menta, con los 2 troncos sobrantes de canela, se prenden igualmente l aire libre junto con el incienso y decimos:

“si así de fácil te hice, así de de fácil te iras” repetimos esto hasta que se termine de consumir los dos troncos de canela, (ojo, ojo, hasta que se terminen de consumir los dos troncos de canela, no el incienso). Buena suerte, es súper fácil y sencillo y funciona, realmente funciona

Limpia del cuerpo

Antes de cualquier proceso de baños, se parten 3 limones en cruz, se hierven en un litro de agua, se deja entibiar y se lo aplica después del baño (de preferencia use jabón de coco o azul).

Se deja 15 minutos y se enjuaga con agua.

San Judas Tadeo, casos difíciles Es el abogado de los casos difíciles y desesperados.

Para suplicarle la petición, delante de una imagen o estampa del santo ponemos siete rosas rojas, una vela blanca y un poco de aceite bendecido con el que nos santiguaremos.

Oración

¡Oh, glorioso apóstol San Judas!, siervo fiel y amigo de Jesús, el nombre del traidor que entrego a vuestro querido Maestro en manos de sus enemigos ha sido la causa de que muchos os hayan olvidado, pero la iglesia os honra e invoca universalmente como el patrón de los casos difíciles y desesperados.

Rogad por mí, que soy tan miserable, y haced uso, os ruego, de ese privilegio especial a vos concedido de socorrer visible y prontamente cuando casi se ha perdido toda esperanza.

Venid en mi ayuda en esta gran necesidad para que reciba el consuelo y el socorro del cielo en todas mis necesidades y sufrimientos, en particular (se dice la petición), y para que bendiga a Dios con vos y con todos los escogidos por toda la eternidad.

Os prometo, glorioso San judas, acordarme de este gran favor y nunca dejar de honraros como mi especial y poderoso protector, y hacer todo cuanto pueda divulgar y fomentar vuestra devoción. Amen. Se rezan tres padres nuestros.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario